Equipo Jurídico Pueblos

Equipo Jurídico Pueblos

viernes, 21 de abril de 2017

RESISTIENDO EL OLVIDO

Cristóbal Salazar Vargas, joven oriundo de Ocaña Norte de Santander, viajó a la ciudad de Bucaramanga en busca de mejores oportunidades laborales, pero el  21 de abril de 2006,  en zona rural del municipio de Rionegro –Santander-, fue asesinado por miembros del Ejército Nacional y reportado, junto a otro joven, como una baja en combate. 

“Mi hijo se llamaba CRISTOBAL SALAZAR VARGAS, tenía 23 años de edad, soltero, había estudiado solo la primaria, vivíamos en Ocaña donde trabajaba en una panadería en el centro de la ciudad; en el año 2006 por la situación económica viajó a Bucaramanga con la intención de buscar una vida mejor. El 21 de abril de 2006 mi hija recibió una llamada de su primo   quien le dijo que a CRISTOBAL lo habían asesinado en Rionegro –Santander- miembros del Gaula del Ejercito Nacional; en ese momento como madre me desesperé y viajé de Ocaña a Bucaramanga con mis hijos, nos dirigimos a Medicina Legal donde se pudo constatar que el cuerpo de mi hijo estaba allí, me dijeron que fuera a la Brigada, nos dirigimos allá, fueron presentados como muertos en combate, pero eso es mentira porque mi hijo siempre fue un muchacho sano, de casa, nunca había tenido problemas, se dedicaba a trabajar”.

El caso de Cristobal, no sólo es evidencia de los ya conocidos patrones comunes en la perpetración de las ejecuciones extrajudiciales en el país; sino también en la selección de las víctimas mortales: Personas humildes, jóvenes pobres, seres humanos excluidos; lo que no es casualidad, ni producto del actuar irreflexivo de unos cuantos uniformados.

Al contrario, es una muestra entre miles, del carácter selectivo del terrorismo de Estado, de sus motivaciones más allá del conflicto armado, de la intencionalidad que supera la excusa de “ganar la guerra”. Cristobal fue testimonio de la injusticia que se refleja no sólo en una vida carente de oportunidades,  sino en una muerte que le cobró su condición social.

Son ya 11 años de impunidad, este caso como otros más sigue sin ser investigado por autoridad judicial alguna. 

Seguimos construyendo memoria que anima la resistencia, que niega el olvido y que alimenta la esperanza.

Viernes, 21 de abril de 2017


Equipo Jurídico Pueblos
Familiares de víctimas del terrorismo de Estado del Nororiente

No hay comentarios:

Publicar un comentario