Equipo Jurídico Pueblos

Equipo Jurídico Pueblos

miércoles, 15 de febrero de 2017

CONTINÚA HUELGA DE HAMBRE DE PRESOS DEL PATIO 1 DE LA PENITENCIARIA DE ALTA SEGURIDAD DE CÓMBITA

PRESOS POLÍTICOS SE COSEN LOS LABIOS

Más de 170 presos mantienen la huelga de hambre iniciada el día de ayer, exigiendo condiciones dignas de reclusión. Aunque la medida es sin duda desesperada, las reivindicaciones son bastante elementales, ninguna se encuentra por fuera de las obligaciones estatales para con las personas que encarcela.

Salud. Pues solo reciben una atención formal, que no da respuesta de fondo a las afecciones que presentan los detenidos. Hay insuficiencia de medicamentos, los exámenes para el diagnóstico de enfermedades no se practican oportunamente, las citas con especialistas y las cirugías, aun siendo de vida o muerte, ¡son casi un milagro! Al que se accede con fallos de tutela.

Un solo ejemplo se evidencia en la situación del preso político del ELN Norberto Manrique Bernal, quien cumple casi un mes con parálisis facial, sin conseguir respuesta real a su problemática; ni siquiera siendo un caso que, puede decirse, tiene probabilidades de ser atendido con celeridad, dado que el Gobierno acostumbra a mostrar como “gestos de paz”, lo que en realidad constituye el cumplimiento de una obligación del Estado.

Adecuada clasificación de la población reclusa. Es otra de los tantos deberes legales, constantemente incumplidos por el INPEC, conllevando riesgos para la vida e integridad de las y los presos, pero también el sometimiento a regímenes restrictivos a quienes deberían estar recluidos en penitenciarías de mediana o mínima seguridad.

Cumplimiento de las Sentencia T-388 de 2013 y T-762 de 2015. De estas igualmente se derivan obligaciones inaplazables a distintas autoridades estatales, cuyo nivel de cumplimiento es precario. El Estado de cosas inconstitucional en el sistema persiste, eso significa que la violación de derechos humanos en prisión es sistemática y generalizada.

La huelga de los presos es por ahora la única alternativa que tienen para ser escuchados. En el último mes han realizado jornadas de movilización de las cuales sólo obtienen compromisos sin cumplir de las pocas autoridades que se acercan a atender sus requerimientos. Para completar, han recibido amenazas veladas de ser sancionados por estas acciones de exigencia de derechos.

La represión, la indolencia y la desidia siguen siendo una constante en la “respuesta” del Estado, para la población excluida que reclama, que protesta. Por eso se requiere la solidaridad y el acompañamiento de quienes repudian la inhumanidad.

EQUIPO JURÍDICO PUEBLOS


No hay comentarios:

Publicar un comentario