Equipo Jurídico Pueblos

Equipo Jurídico Pueblos

miércoles, 5 de octubre de 2016

EL CAMPESINO VENICIO MUÑOZ CACERES FUE ASESINADO POR EL EJERCITO NACIONAL; ASI LO SENTENCIÓN UNA JUEZ DE BUCARAMANGA

En la mañana de hoy, el Juzgado Segundo Penal del Circuito Especializado de Bucaramanga condenó a 14 años de prisión a los miembros del Ejercito Nacional ORLANDO MORENO SUAREZ, JOSE ANTONIO MONSALVE, DANUIL GUERRERO QUIROGA y DANIEL BLANCO por el homicidio de VENICIO MUÑOZ CACEREZ, en hechos ocurridos el 28 de marzo de 2006 en zona rural de Sabana de Torres. La víctima fue vestida con prendas militares, se implantó material de guerra y armas en la escena del crimen y posteriormente se informó a la opinión púbica a través de medios masivos, del abatimiento en combate de un guerrillero  del 20 frente de FARC-EP.

VENICIO MUÑOZ CÁCERES, era un campesino que residía en la Vereda La Robada del municipio de Sabana de Torres - Santander, donde administraba la finca de su padre.

En horas de la tarde del 28 de marzo de 2006 fue detenido arbitrariamente y luego asesinado con disparos de fusil por hombres del Ejercito Nacional que conformaban el pelotón Cóndor 6, al mando del sargento William Herrera Ramírez adscrito al Batallón de Infantería No. 14 Antonio Ricaurte. Después de su muerte acomodaron en sus manos un fusil AK 47, tres proveedores con sus cartuchos e introdujeron en el bolsillo izquierdo delantero de su pantalón, una granada de fragmentación.

Los diarios regionales como Vanguardia Liberal y Periódico El Frente de Bucaramanga, procedieron a difundir la información suministrada por la “Central de Inteligencia del Ejercito Nacional”. La familia de Venicio, aún guarda la página judicial de este último diario de fecha 2 abril de 2006, en la que se lee que “después de un intenso combate, entre los subversivos y las tropas… se dio muerte a “Peluca”… Este hombre conocido como alias “El Mono o Peluca”, llevaba 15 años delinquiendo en las FARC, encontró la muerte luego que varios proyectiles atravesaran su cuerpo… En el momento del levantamiento le fue incautado un fusil AK-47, munición, material de intendencia y equipo de comunicaciones”.

Video elaborado por ASFC sobre los Falsos Positivos en Colombia
Historia de vida de VENICIO MUÑOZ CÁCERES

Sin embargo, ningún medio de comunicación estuvo presente en la lectura de la sentencia proferida hoy en una sala donde se encontraban los soldados acusados, custodiados por uniformados; mientras que los familiares de Venicio, con cierto sentimiento de frustración al observar que en el banquillo aún brillan por su ausencia los más altos responsables del homicidio de su familiar, en especial, aquellos que desde sus puestos de mando diseñaron la política de Estado que originó la muerte de miles de personas humildes en todo territorio nacional.

Ante la contundencia de los hechos, la defensa de los militares propuso un pre acuerdo a la Fiscalía 65 de la Unidad Nacional de Derechos Humanos y DIH; lo que significó que los cuatros militares admitieron que no se trató de una muerte en combate sino que VENICIO fue asesinado por el miembros del Batallón de Infantería No. 14 Antonio Ricaurte de la Quinta Brigada al mando del cuestionado Teniente Coronel ALVARO DIEGO TAMAYO HOYOS.

Para la época, comandaba esta unidad militar (el Batallón Ricaurte), el Teniente Coronel ALVARO DIEGO TAMAYO HOYOS, quien meses después fue trasladado al Batallón de Infantería Santander de Ocaña, desde donde se perpetraron actos criminales de similar naturaleza y por los cuales el oficial está procesado, entre ellos, la ejecución extrajudicial de varios jóvenes de Soacha – Cundinamarca.

En el mismo instante de la muerte de VENICIO, su familia inició una lucha por VERDAD y JUSTICIA. A través de su apoderado promovieron ante el Juzgado 33 de Instrucción Penal Militar conflicto negativo de competencia para que la justicia ordinaria avocara la investigación, sustentando que caso compartía las características de los llamados “falsos positivos” y constituían crímenes de lesa humanidad.  Luego, en asocio con la Fiscalía delegada ante la unidad de derechos humanos de Bucaramanga, promovieron la recolección de evidencias para el esclarecimiento de los hechos y defendieron sus intereses ante los jueces de la república que adelantaron el juzgamiento.

Con posterioridad a la ocurrencia de este crimen atroz, la familia de VENICIO MUÑOZ CACERES ha vivido la más fuerte persecución: Obligados a abandonar la finca ubicada en Sabana de Torres, el Ejercito hurtó 20 reses de su propiedad; meses después, su padre, PEDRO MUÑOZ y uno de sus hermanos fueron privados de la libertad víctimas de un “falso positivo judicial”, llevados a la cárcel de máxima seguridad de Palogordo; mientras que el resto de sus integrantes eran permanentemente hostigados por miembros de la inteligencia militar; los uniformados detuvieron arbitrariamente a otro hermano de Venicio y en la actualidad se desarrolla un nuevo montaje judicial contra uno más.

A la edad 80 y 81 años en medio de una profunda tristeza, los padres de Venicio, expresan que su vida fue destruida por un Estado indolente que los hizo blanco de la llamada “política de seguridad democrática”.

Ante fallo condenatario, la representación de víctimas interpuso recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Bucaramanga pretendiendo que la judicatura reconozca que este crimen que fue parte de una política diseñada por el Gobierno de Álvaro Uribe Vélez contra la población civil con conocimiento de causa, desarrollándose de manera sistemática en casi todo el territorio colombiano.

Esta, como todas las ejecuciones extrajudiciales, constituye un crimen de Lesa Humanidad; por tanto, los máximos responsables no pueden ser beneficiados con leyes de perdón y olvido.

Bucaramanga, 5 de octubre de 2016

EQUIPO JURIDICO PUEBLOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario