Equipo Jurídico Pueblos

Equipo Jurídico Pueblos

sábado, 11 de junio de 2016

Boletín No. 10 de Derechos Humanos del Nororiente colombiano y Sur de Bolívar.


Mientras avanza el diálogo en el marco de la minga, se hace necesario reflexionar en la respuesta estatal a la protesta social, máxime hoy que muchos hablan de un país ad portas de la paz. El balance en materia derechos humanos, resulta altamente preocupante y no puede quedar relegado en medio de los acuerdos que puedan nuevamente asumir los delegados del gobierno.

Ha quedado claro que se seguirá acudiendo al desprestigio y la estigmatización para deslegitimar la Minga y justificar un tratamiento de guerra a quienes levantan su voz inconforme en Colombia; por “infiltrados” o por “violentos” se ha justificado que sin distinción alguna, se responda con un alto nivel de agresión policial y militar a las comunidades y sectores populares que se han movilizado los últimos días. Esta reacción parece indicar el poco interés estatal en variar su doctrina militar, que no solo se ha aplicado a la confrontación armada, perpetuando la represión sistemática, a quienes se oponen a las políticas y modelos imperantes, aun cuando no se encuentre levantado en armas.

Preocupa también altamente, el posible incremento de la persecución judicial contra las comunidades, como consecuencia de su participación en la Minga. Al lado de la policía y el Ejército, funcionarios del CTI y agentes de la Sijin, han trabajado en una misma dirección, haciendo parte de un solo andamiaje; a la vez que causan intimidación, vienen recolectando una serie de evidencias, en momentos y lugares donde en momento alguno se han cometido actos delictivos. Ello indica, que el ente de persecución penal, persistirá en criminalizar la protesta, bien a través de los tipos penales creados con este fin específico, o mediante falsas acusaciones e imputaciones que respondan al señalamiento del Ministro de Defensa de la supuesta infiltración rebelde a la Minga.

Atentos estaremos al desarrollo de los acuerdos con el Gobierno, que marcarán también pautas de análisis e interpretación de hasta dónde están dispuestas las clases en el poder, a garantizar el real goce de los derechos humanos (expresados aquí en una perspectiva más amplia) de las grandes mayorías que se han visto compelidas a la protesta social para ser escuchados.

El siguiente es el balance en materia de DDHH de los últimos días de la Minga, en el nororiente colombiano:

HECHOS

-          En la Vereda La Lizama, Barrancabermeja

08 de Junio del 2016. Hacia  las 5:15 p.m., desembarcó un bus de la Policía Nacional con más de 20 uniformados, aumentando o fortaleciendo la presencia uniformada en el punto.

09 de Junio del 2016. Las fuerzas militares mantiene fuerte presencia en la zona, el problema del agua se agudiza, sin respuesta del gobierno local o departamental.

-          En el corregimiento La mata - Cesar

07 de junio de 2016. En una de las entradas de la concentración se hizo presente un adulto mayor, preguntando a la guardia campesina por “los jefes”, a lo cual le respondieron que ahí todos eran líderes. Acto seguido, el hombre dijo que tenía un problema con unos vecinos y que él sabía que los del monte sí sabían cómo se resolvían estos asuntos. Ante esta manifestación se le aclaró que en el asentamiento había única y exclusiva de población campesina, se retiró. Estos hechos constituyen una clara amenaza de deslegitimación de nuestra movilización.

08 de junio de 2016. Alrededor de las 3:30 p.m., en el marco de la marcha realizada en la vía que de Pelaya que conduce a Aguachica, el agente John Carlos Martínez tomó registro fotográfico de los asistentes, aduciendo que ese material iban a necesitar cuando tuvieran que actuar, refiriéndose a una posible judicialización. Al ser cuestionado sobre esta actividad guardó su celular, pero volvió a usarlo cuando el equipo de DDHH se retiró.




A las 3:40 p.m., un agente del ESMAD identificado con el Numero interno 173729 grabó a los participantes de la minga, enfocando especialmente a quienes le reclamaron su proceder.

Finalmente, el teniente coronel Padilla quien comandaba el operativo de la fuerza pública ordenó a los manifestantes que debían mantenerse en un solo carril o estarían incurriendo en un delito como es la obstrucción de vías, desconociendo claramente los fallos de la corte constitucional sobre esta actividad.

El oficial acusó a los mingueros de ser personas “sospechosas” y se negó a intervenir ante las irregularidades en la actuación de los hombres bajo su responsabilidad.




Quienes se encuentran asentados en La Mata siguen a la espera de la misión médica prometida por el personero de La Gloria, al igual que del abastecimiento de agua potable. Vemos con preocupación que estas demandas no son atendidas pues se está poniendo en riesgo la vida y salud de los mingueros quienes ya presentan signos de deshidratación y malestares gastrointestinales.

10 de junio del 2016. A las 5:00 p.m., se dio inicio una marcha que terminó en un plantón sobre la vía de poco más de una hora. Inmediatamente hizo presencia el ESMAD que se ubicó junto al campamento de los manifestantes.

Durante el bloqueo hizo presencia en el lugar, el teniente coronel Pérez, quien solicitó información sobre la duración de la actividad, advirtiendo que de extenderse procedería a actuar, alegando que constituía un delito, desconociendo claramente  la ley y los pronunciamientos de la corte constitucional.

Al regresar al sitio de concentración, los mingueros se encuentran con una tanqueta muy cerca del asentamiento, la cual no es retirada sino hasta horas después a pesar de que esto fue solicitado en varias ocasiones.

-          En el Corregimiento de Besote, La Gloria - Cesar

El ejército sigue acantonado a menos de 200 metros del sitio donde se está sacando el agua, igualmente el pie de fuerza se mantiene el mismo número moviéndose entre el corregimiento de Besote y la Mata.

Miembros del ejército que estaban acantonados en el cerro de los chivos se movieron a menos de 600 metros de uno de los puntos de concentración de Besote.

Otro grupo del Ejército sigue en una casa ubicada a menos de 300 metros del otro punto de asentamiento.

La fuerza pública se incrementó, se han creado otros cercos de seguridad.

Continúan los sobrevuelos de helicópteros del ejército esta vez ya no tan cercanos ni tan bajos pero si más constates.

Se mantienen sobrevuelos de drones sobre la comunidad, igual que los constantes patrullajes de la fuerza pública por la vía ruta del sol.

Personas extrañas a los vendedores y a los participantes de la Minga han rondado el sector y cuando se les ha intentado requerir, estas personas huyen del sitio.

10 de junio de 2016. Desde las 5:30 a.m., las comunidades, en ejercicio de la protesta social realizaron bloqueos, dando información a los transeúntes sobre la Minga. Se mantuvo cerrada la vía entre las 5:45 a.m., hasta las 4:00 p.m., durante esa actividad se conformó una mesa de concertación entre voceros de las comunidades, las organizaciones de DDHH acompañantes, la delegada de la oficina de DDHH de la Policía, el Coronel Bonilla encargado de la región, los personeros de Aguachica y Hacarí.

El diálogo giró en torno al cierre de las vías en forma pacífica, sin necesidad de agresiones físicas por partes de ESMAD. Se asumieron acuerdos entre los intervinientes, logrando el desarrollo de esta forma legítima de protesta. Sin embargo, desde las 6:00 a.m., el ESMAD se preparó, estuvo acantonado a unos 600 metros del punto donde se encontraba la comunidad, llegando 2 busetas con refuerzos del ESMAD con alta presencia de SIJIN. Continuaron los vuelos de drones.

Pese al ejercicio de diálogo desarrollado, agentes de la policía ejecutó acciones de desprestigio de la Minga, pues mientas la misma institución efectuó bloqueos para facilitar el ingreso de las tanquetas, aprovechaba para comentar a la gente que se movilizaba, sobre falsas acciones como la quema de vehículos o el cobro de algún dinero de parte de los manifestantes.

También en horas de la mañana y tarde se hicieron sobrevuelos por parte de la policía nacional tratando de ubicar al personal que se encuentra en los puntos. El vehículo en que llegó el Coronel Bonilla era el mismo que días atrás transportaba personal de la SIJIN y que fotografiaban a las comunidades participantes de la Minga.

-          Vereda Macanillo – Palmas de Socorro

10 de junio. En las horas de la mañana aproximadamente a las 10:30 a.m., un militar fue detectado tomando fotos al asentamiento de la comunidad.

Siendo la 6:32 p.m., volvió  aparecer el personal  de la SIJIN en un vehículo gris Renault Logan  GCK-555, hablaron con la dueña de la tienda contigua al punto de concentración y luego se fueron.

11 de junio de 2016.











Comisión de derechos humanos del congreso de los pueblos; Campaña Por la Soberanía no a la Extradición; Movimiento Nacional Carcelario; -Asociación Minga -; Somos Acción Libertaria - Equipo Jurídico Pueblos - Unión Sindical Obrera (Bucaramanga) – Sindicato de trabajadores del sistema agroalimentario (Sinaltrainal) -  Comisión de interlocución del sur de Bolívar, Centro y Sur del Cesar (Ciscsc) – Movimiento de trabajadores y campesinos del Cesar (Mtcc) - Asociación de familias agromineras de Sur Bolívar y Antioquia (Afasba) - Asociación agrominera del sur de Bolívar (Asamisur) - Unión Campesina y transportadora de Colombia - Movimiento comunal de Tibu - Movimiento ambiental pro defensa del río de Oro y río Catatumbo (Madroca) - Comité ambiental de Barrancabermeja - Movimiento de campesinos sin tierra del sur de Santander - Congreso Ambiental de Santander Casa Aguaya - Federación unitaria de trabajadores mineros energéticos y similares - Movimiento social en defensa del ríos Sogamoso y Chucuri - Comité de Integración social del Catatumbo (Cisca); Red de Hermandad, Sembrar, Federación Agrominera del Sur de Bolívar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario