Equipo Jurídico Pueblos

Equipo Jurídico Pueblos

martes, 25 de agosto de 2015

COMUNIDAD DEL CESAR EN RIESGO DE DESALOJO

Campesinos del municipio de Pelaya recuperan tierras en el Cesar, pero están en riesgo de desalojo violento por la policía.

Archivo particular


El pasado sábado ocho de agosto, un grupo de 42 familias del municipio de Pelaya y sus alrededores, en el departamento del Cesar, inició una recuperación pacífica de tierras mediante actos de posesión en un predio ubicado a diez minutos por carretera del casco urbano de Pelaya, vereda Santa Ana.  Esta comunidad ha bautizado esta parcelación bajo el nombre Ocho de Agosto.

Según información de la comunidad, el predio recuperado es propiedad de un narcotraficante y se halla en proceso de extinción de dominio.  La mayoría de los miembros de la comunidad son víctimas de desplazamiento forzado y la totalidad de los mismos carece de tierra alguna u otro medio de subsistencia.  Este caso de Pelaya solo  es un ejemplo más de la extrema concentración en la propiedad de la tierra que se presenta en Colombia entera, según los datos recién publicados del censo agrario, el 41% de la tierra se halla en manos de 0.4% de la población, en otras palabras lo que se tiene es un modelo que privilegia en gran latifundio, por una parte, y la utilización del territorio para proyectos minero-energéticos.  Es así como las grandes masas campesinas carecen de tierra para producir y sustentarse, esto es particularmente acentuado en el Cesar, departamento que sufrió toda la furia paramilitar y su contrarreforma agraria.

A pesar de lo anteriormente descrito, las 42 familias campesinas de Pelaya se encuentran bajo el riesgo de represión y desalojo por parte del ESMAD de la Policía.  Distintas informaciones en ese sentido han sido transmitidas por parte de la comunidad, que se halla en gran zozobra, al tiempo que labra la tierra que acaba de recuperar.

A las autoridades Nacionales, regionales y locales:

EXIGIMOS

- Iniciar los trámites para formalizar la propiedad de la tierra en cabeza de las 42 familias campesinas que ahora ejercen la posesión pacífica del mismo.  Sobre el particular se solicita especialmente el tener en cuenta las disposiciones de la Sentencia T-267 de 2001, de la Corte Constitucional, donde se tutelan los derechos fundamentales de la comunidad de Las Pavas, que también ocupó un bien en extinción de dominio.

- De manera urgente, activar los mecanismos establecidos por la ley, que ordenan brindar especial protección a la vida e integridad física de las personas víctimas de la violencia, que se hallan ahora en la parcelación Ocho de Agosto.

- Respetar los derechos humanos y abstenerse de cualquier tipo de represión en contra de las 42 familias del asentamiento Ocho de Agosto, del municipio de Pelaya, Cesar.

COMISIÓN DE INTERLOCUCIÓN DEL SUR DE BOLÍVAR, CENTRO Y SUR DEL CESAR
MOVIMIENTO DE TRABAJADORXS, CAMPESINXS Y COMUNIDADES DEL CESAR – MTCC
CONGRESO AMBIENTAL DE SANTANDER – CASA AGUAYA
EQUIPO JURÍDICO PUEBLOS






No hay comentarios:

Publicar un comentario