Equipo Jurídico Pueblos

Equipo Jurídico Pueblos

lunes, 9 de marzo de 2015

SANTANDER TIENE UNA OPCIÓN POLÍTICA A FAVOR DEL CAMPESINO Y EN CONTRA DEL EXTRACTIVISMO

Santander y el Magdalena Medio son regiones colombianas donde se han consolidado las industrias extractivas de toda índole, empezando por la provincia De Mares, cuya capital es Barrancabermeja, allí se inició la explotación de hidrocarburos convencionales desde principios del Siglo XX con empresas como Petrosantander, Exxon, Ecopetrol, Shell y prácticamente todas las grandes empresas petroleras que llegan a Colombia hacen presencia esta parte del país.  Esto ha significado la construcción de una infraestructura en oleoductos, poliductos y gasoductos que suman miles de kilómetros; tanques de almacenamientos, sub-estaciones de bombeo, plantas y equipos para realizar los trabajos de recobro secundario en los diferentes campos y torres de perforación que están excavando pozos cada vez más profundos, algunos de los cuales llegan hasta los 9.000 pies, o tres kilómetros de profundidad. Pero no solo los hidrocarburos son explotados, también se tiene la gran minería, como ejemplo está la cada vez mayor extracción de carbón por parte de la empresa Centromin y sus compañías aliadas en la región del Chucurí. Adicional a esto en la provincia se han establecido monocultivos agroindustriales que son otra expresión del mismo modelo extractivista, esto se ha traducido en la siembra de miles de hectáreas de palma aceitera.

Las provincias de Vélez y de Soto en la actualidad presentan grandes amenazas por la ejecución en sus territorios de megaproyectos de índole minero, actividad que solo se desarrollaba de forma artesanal o a pequeña escala.  En Vélez recientemente, con la permisividad de la autoridad ambiental regional, Corporación Autónoma Regional de Santander (CAS), se autorizó a una empresa de la India la explotación de una mina a cielo abierto de carbón.  También se le quiere otorgar licencia a un proyecto de construcción de una subestación de bombeo y varios poliductos llamado Disluyente-120 en el municipio de Puente Nacional, mientras que en la provincia de Soto la situación de la delimitación del páramo de Santurbán y la licencia de explotación de oro que pretende la empresa Eco Oro, amenaza el suministro de agua de tres millones de habitantes de los departamentos de Santander y Norte der Santander, son contar con que además afecta al vecino país de Venezuela debido a que muchos de los ríos que nacen de este paramo tributan al Lago Maracaibo.

En las provincias Comunera, Guanentina y García Rovira se presentan problemáticas con el gran capital y las empresas que requieren de sus recursos naturales para convertir en objeto de transacción el agua, el aire y el paisaje que pertenecen a todos y que nos los quieren vender como si fuera una mercancía, de maneta tal que todos las recursos y relaciones que se requieren en nuestra cotidianidad se vean sometidos a los caprichos del mercado. En la provincia Guanentina se presenta una situación insólita, nuevamente con el protagonismo de la CAS, entidad que le arrebata el agua a un municipio entero, Onzaga, para concesionarla a favor de PANACHI, una empresa privada que se beneficia de recursos públicos muy ligada al círculo cercano de la familia Aguilar esta empresa administrara el recordado parque el Santísimo.  Se tiene entonces que esta empresa pone en peligro la captación de agua de los habitantes de los municipios de San Joaquín, Mogotes y Onzaga para beneficiar los proyectos turísticos de esta empresa PANACHI.  Situaciones similares de amenaza de establecimiento de megaproyectos  que pretenden desplazar a campesinos y poblaciones rurales ocurren en la provincia Comunera y García Rovira.

Afortunadamente, las luchas sociales que se han librado en Santander y en el Magdalena Medio, empezando por los Comuneros en el Siglo XVIII y seguidos por los trabajadores del petróleo desde el Siglo XX hasta hoy, han consolidado ciertos espacios y fuerzas de representación sindical y social que han logrado un sinnúmero de beneficios sociales y laborales para sus trabajadores y familias, además de luchar en la década de los 70 y 80 por mejoras en los servicios públicos en los diferentes municipalidades.  Lamentablemente estos beneficios no han llegado a las poblaciones campesinas y rurales donde se adelanta la extracción de los recursos naturales, o sea, no ha llegado a los sitios donde se padecen los rigores del extractivismo, donde se sufren las consecuencias de los fallos técnicos y humanos en la operación de los equipos y se producen los daños ecológicos que afecta directamente los proyectos de vida de la población campesina.

Una manera que se tiene para cambiar la situación anteriormente descrita es el reconocimiento real del campesinado en la Constitución Política de Colombia y la promulgación de leyes que empareje legalmente  al campesino con poblaciones como las indígenas, afrodescendientes, rom y raizales.  Por eso es que se necesita y se acompaña el acto legislativo que avanza para el reconocimiento del campesino como sujeto de derechos y que lidera el Senador Alberto Castilla, también es por esto que se consolida en Santander y en el Polo Democrático Alternativo a Poder y Unidad Popular (PUP) Campesino y Ambiental, con el propósito de ser una fuerza política en el departamento y en la región del Magdalena Medio que acompañe en sus reivindicaciones al campesinado y evidencie las problemáticas ambientales que han surgido y seguirán surgiendo por el afán de explotar los recursos y desplazar a las comunidades campesinas y rurales de su territorio.

Es así como se invita a toda la comunidad para que el próximo 19 de abril, en las elecciones internas del POLO DEMOCRÁTICO ALTENATIVO, vote por las listas departamental y nacional de PUP, en la cual habrá varios candidatos verdaderamente preocupados por el futuro de Santander y Colombia entera.  A nivel de nacional está el Senador Castilla como cabeza de lista y en Santander está OSCAR SAMPAYO, quien se postula como delegado departamental a la consulta interna del Polo en la lista del PUP.

Por una región sin pobreza, sin contaminación y sin corrupción.
Por una región donde se respete al campesino y a todos los ciudadanos.

Barrancabermeja, marzo 9 de 2015.



No hay comentarios:

Publicar un comentario