Equipo Jurídico Pueblos

Equipo Jurídico Pueblos

lunes, 16 de marzo de 2015

COMUNICADO No. 9 DEL MOVIMIENTO NACIONAL CARCELARIO SECCIONAL CÚCUTA

El derecho a la vida es inherente a la persona humana. Este derecho estará protegido por la ley. Nadie podrá ser privado de la vida arbitrariamente. Parte III, artículo 6 Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, aprobado por la ley 74 de 1968 para Colombia.


Entrada al campo de concentración de Auschwitz.  El letrero reza: el trabajo os hará libres.

Cuántos muertos se deben presentar en este Complejo Penitenciario por negligencia médica para que el Estado Colombiano respete y acate los tratados y acuerdos internacionales? Con indignación pero con voz firme de repudio nos dirigimos a los medios de comunicación social, para denunciar ante la opinión pública nacional e internacional, ante las ONG defensoras de derechos humanos, los sectores progresistas de América Latina y el Caribe, secretario general de UNASUR Dr. Ernesto Samper Pizano, a las Colombianas y Colombianos por la PAZ en cabeza de la Dra. Piedad Córdoba, invocando primero que todo el principio de SOLIDARIDAD entre los pueblos hermanos, denunciamos el sometimiento a la pena de muerte que se nos está imponiendo a las personas privadas de la libertad en el Complejo Penitenciario de Cúcuta donde se empieza hacer parte de la siniestra lista toda aquella persona que se enferme sin importar género, color de piel, religión, opinión política, en fin, está prohibido enfermarse en este lugar; en lo corrido de este año han muerto 4 compañeros, el último caso se trató de nuestra compañera GLADIS CALLEJAS NARANJO.

¿En qué consiste la pena de muerte que denunciamos? Es un método dirigido a anular en primer lugar, la personalidad de la víctima que se encuentra sufriendo por cualquier enfermedad, luego, es sometida a un procedimiento de omisión, dilación y negación del tratamiento médico, agotando poco a poco las energías y las expectativas de vida de los pacientes hasta lograr su cometido, morir en un calabozo abandonado a su propia suerte. El caso de nuestra compañera GLADIS que en paz descanse fue conocido por el Ministerio Público, el INPEC y CAPRECOM dado a las reiterativas denuncias que de manera colectiva e individual se interpusieron exigiendo el tratamiento médico de nuestra compañera para salvaguardar la vida de nuestra compañera, sin embargo, CAPRECOM y el INPEC ni a la Personería Municipal le respondieron sus requerimientos. Nuestra compañera venía sufriendo de una rara enfermedad, y como siempre ocurre en CAPRECOM se murió sin saber lo que tenía porque los médicos son desleales en su juramento Hipocrático, jamás hacen un diagnóstico riguroso evitando costos mientras las enfermedades de esta población vulnerable van carcomiendo los órganos vitales poco a poco, en una muerte lenta pero segura, así llamamos a esa omisión perversa de las bandas criminales conformadas entre el INPEC, CAPRECOM y VIHONCO que con el silencio cómplice de la administración de justicia de Cúcuta en donde han causado la muerte en los últimos 24 meses a 26 personas por negligencia médica, esta situación no tiene precedentes en la historia del sistema penitenciario colombiano, porque ni en los tiempos de la violencia y guerra vivida al interior de las cárceles se llegó a esta estadística tan alta de muertos por año. Los últimos 8 días de vida de nuestra compañera fueron de completa tortura, padeció en los calabozos sin medicamentos, sus compañeras de presidio tuvieron que anunciar una huelga de hambre indefinida para que la llevaran al médico, de su celda la sacaron esposada, la subieron a una lata de sardina, así llamamos a uno de los vehículos que utiliza el INPEC para transportar los pres@s que le suena hasta la pintura y está lleno de agujeros por todos lados; primeramente la llevaron al palacio de las injusticias más conocido con el nombre de Francisco de Paula Santander, allí la mantuvieron en un calabozo esposada en condiciones infrahumanas, porque los calabozos del palacio son verdaderas cloacas, tuvo que esperar en ese lugar hasta que llegó la hora de su cita médica que por su gravedad estuvo hospitalizada por varios días. Sin embargo, sin realizarse un diagnostico de su enfermedad fue trasladada nuevamente a su celda; a sus compañeras de infortunio les sorprendió su llegada porque era evidente el deterioro físico y psicológico que presentaba, a las 8 horas de estar en su celda, GLADIS CALLEJAS NARANJO, después de soportar la tortura física y psicológica de las bandas criminales de CAPRECOM, VIHONCO y el INPEC por varios meses no aguantó más y se durmió para siempre.

Hoy a través de este comunicado público solicitamos al gobierno nacional, a la fiscalía General de la Nación y al Congreso de la República que este caso no quede en la impunidad, exigimos que se haga justicia y que se desmantelen estas bandas criminales, la muerte de nuestros 26 companer@s deben ser abordados en virtud de la Ley 70 de 1986, Convención Contra la Tortura y Tratos Crueles Inhumanos y Degradantes, donde se debe reparar a las victimas o en estos casos a sus familiares, el Estado debe comprometerse a cesar de amanera inmediata la sistemática Violación a los derechos humanos al interior de las prisiones de Colombia porque esto que venimos denunciando desde el Movimiento Nacional Carcelario, es nada más y nada menos que la manifestación de otras formas del TERRORISMO de ESTADO desplegado contra una población vulnerable y en un estado de TOTAL INDEFENCION. Solicitamos la solidaridad para nuestras compañeras CARMEN CECILIA ALMEIDA ROLON y TERESA HERNANDEZ confinadas en la torre 1B del Complejo Penitenciario de Cúcuta para mujeres, las cuales se encuentran en grave estado de salud y total abandono, ya que ni con un fallo de Tutela a su favor han podido acceder a tratamiento médico especializado, solicitamos la protección de sus derechos fundamentales, que se deje a un lado los formalismos y se pase a hechos reales concretos en aras de salvaguardar su vida e integridad, de igual forma solicitamos sean protegidas de esos métodos de tortura y de muerte que se encuentran establecidas en este campo de concentración, propio de la Alemania Nazi, por parte de las bandas criminales del INPEC, CAPRECOM y VIHONCO.

También solicitamos la solidaridad para nuestros compañero DEVINSON MARTINEZ ALZATE del patio 2 quien fue sometido a un procedimiento de cirugía de terigio y salió peor el remedio que la enfermedad, pues por negligencia médica de las bandas criminales del INPEC, CAPRECOM y VIHONCO hoy se encuentra a punto de perder la vista ya que se le produjo una hernia en el ojo y no ha recibido ninguna clase de medicamento ni tiene posibilidades que lo atiendan a tiempo lo que desde luego se convierte en un atentado contra su integridad. Responsabilizamos a la doctora Heddy Yazmith Tuta García directora territorial de CAPRECOM Norte de Santander, al doctor Rolando Arbey Corredor Ochoa, a la doctora Ana Luisa Fernanda Tovar Pulecio, al doctor Hugo Pérez Amador, Representantes de VIHONCO y CAPRECOM, al doctor Alejandro Gaviria Ministro de la Protección Social, al doctor José Manuel Díaz Soto delegado de la política criminal y penitenciaria, al Brigadier General Luis Ramírez Aragón director general del INPEC, al capitán Davis Alexander Álvarez Cárdenas director del COCUC, de ser parte por acción y por omisión de la alianza criminal que ha cobrado la vida de 26 de nuestros compañeros privados de la libertad en esta Complejo Penitenciario. Solicitamos al Gobierno de Juan Manuel Santos acate nuestra petición y se declare la emergencia Social Carcelaria en el Complejo Penitenciario de Cúcuta para poder contrarrestar la CALAMIDAD PÚBLICA que estamos viviendo por la problemática de salud. Solicitamos al Procurador General de la Nación Dr. Alejandro Ordoñez Maldonado que dentro de las facultades concedidas por la Constitución se aparte del silencio cómplice que ha guardado para exigirle al Estado el respeto a nuestros derechos humanos y cese la Sistemática violación a los derechos humanos, ya es hora de que mire hacia la problemática que vivimos en las cárceles y prisiones de Colombia y deje de preocuparse por lo que pasa en Venezuela porque aquí si se violan los derechos humanos y de qué forma. Pues las cárceles de Colombia hoy son campos de concentración, propios de la Alemania Nazi y usted no ha hecho nada para garantizar nuestros derechos humanos a los cuales usted está obligado a garantizar y velar por que se cumpla la constitución y las leyes colombianas.

DIGNIDAD, MORAL Y LUCHA PARA SER LIBRES!

VIVA EL MOVIMIENTO NACIONAL CARCELARIO SECCIONAL CÚCUTA!


Marzo 14 de 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario