Equipo Jurídico Pueblos

Equipo Jurídico Pueblos

lunes, 22 de diciembre de 2014

NOTA DE PRENSA SOBRE LA DELIMITACIÓN DEL PÁRAMO SANTURBÁN



PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA.  22 de diciembre de 2014

Contactos de prensa
Miguel Ramos, Comité por la Defensa del Agua y el Páramo de Santurbán (Bucaramanga), +57 3209915526, equipojuridicopueblos.sder@gmail.com
Carlos Lozano Acosta, AIDA (Bogotá), +57 300 56 40 282, clozano@aida-americas.org
Carla García Zendejas, CIEL (Washington D.C.), +1 (202) 374-2550, cgarcia@ciel.org
Kristen Genovese, SOMO (Ámsterdam), +31 20 639 1291, k.genovese@somo.nl
Jennifer Moore, MiningWatch Canadá (Ottawa), +1 (613) 569-3439, jen@miningwatch.ca


            Ministerio de Ambiente de Colombia debe garantizar que no habrá minería a gran escala en el páramo de Santurbán

La entidad de gobierno delimitó el 76% del páramo. Sin embargo, anunció que permitirá la continuidad de proyectos mineros que ya tienen título y licencia ambiental. Esto pone en grave riesgo al ecosistema, fuente de agua para casi dos millones de personas.

Bogotá, Colombia. Aunque el Ministerio de Ambiente de Colombia realizó una delimitación que protege el 76% del páramo de Santurbán, hizo declaraciones preocupantes sobre el futuro de operaciones mineras a gran escala en la zona. Éstas representan un grave riesgo para el ecosistema y para el agua que éste brinda a casi dos millones de personas, principalmente en las poblaciones de Bucaramanga y Cúcuta.

El viernes pasado, el Ministro de Ambiente Gabriel Vallejo informó que 98,954 de las 129,743 hectáreas de superficie de Santurbán quedaron delimitadas como área protegida. No obstante, se negó a informar con claridad si con la medida proyectos de gran envergadura serán o no permitidos en el páramo. El ministro se limitó a señalar que empresas que ya tienen títulos mineros y licencia ambiental continuarán operando en la zona, sujetas a “fuertes controles ambientales”, pero no especificó la escala de la actividad, algo relevante debido a la presencia en el lugar de minería a pequeña escala.

“El ministro no entregó el acto administrativo de la delimitación y se negó a confirmar si ésta afecta o no al proyecto minero Angostura, o a cualquier otro a gran escala. Es positivo que 98 mil hectáreas queden reconocidas como páramo, pero ese reconocimiento es ineficaz si el gobierno interpreta que las empresas mineras con licencia ambiental tienen derechos adquiridos y pueden permanecer en el lugar”, afirmó Carlos Lozano Acosta, abogado de AIDA.

Pese a que normas nacionales e internacionales prohíben la minería en páramos, se han otorgado títulos mineros a empresas transnacionales en Santurbán. Entre ellos están los de la compañía canadiense Eco Oro Minerals, la cual pretende construir la mina de oro Angostura en ese ecosistema.

Además de ser fábricas naturales de agua, los páramos son refugio de especies endémicas y en peligro de extinción, y ayudan a mitigar el cambio climático al capturar carbono de la atmósfera.

“El Ministerio de Ambiente ha sido poco claro en la toma decisiones sobre Santurbán. Exigimos que se respete el agua de dos millones de habitantes y que se haga efectiva la prohibición de minería a gran escala en todo el páramo; seguiremos trabajando y movilizándonos hasta que sea así”, dijo Miguel Ramos, del Comité por la Defensa del Agua y el Páramo de Santurbán.

Dicho Comité agrupa a más de 40 organizaciones en el departamento de Santander. Desde 2010, ha movilizado a decenas de miles de personas en contra de Angostura y de cualquier proyecto minero a gran escala en Santurbán, para garantizar el agua de las comunidades de la zona.

Actualmente y mediante su mecanismo de rendición de cuentas, la Corporación Financiera Internacional (CFI), parte del Grupo del Banco Mundial, realiza una auditoría de su inversión en  Angostura con base en una queja presentada por el Comité en junio de 2012.  

“Pese a la ausencia de una decisión coherente por parte del gobierno sobre la minería a gran escala en  el páramo de Santurbán, la CFI, que es accionista en la empresa Eco Oro, tiene que determinar si sus políticas ambientales y sociales le permiten apoyar un proyecto en un ecosistema protegido”, sostuvo Kristen Genovese, del Centro de Investigación sobre Corporaciones Multinacionales (SOMO).

Según las leyes colombianas, la delimitación es una herramienta para proteger el páramo de las actividades que lo dañan —en particular la minería a gran escala— y no para justificarlas. Ése es el curso de acción al que está obligado el Gobierno colombiano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario