Equipo Jurídico Pueblos

Equipo Jurídico Pueblos

domingo, 13 de abril de 2014

HOMENAJE AL MAESTRO ALONSO CARRASCAL CONDE DEFENSOR DE PRESOS POLÍTICOS Y DE LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS.

Maestro Alonso Carrascal Conde
El pasado 10 de marzo a la edad de 74 años falleció en la ciudad de Bucaramanga el maestro ALONSO CARRASCAL CONDE; su vida intelectual estuvo al servicio de los sectores populares del país; hasta el último día de su existencia se dedicó al estudio del “Humanismo Marxista” pretendiendo inculcar en sus alumnos las bases científicas de la construcción de pensamiento crítico; fue materialista histórico, anticlerical, filósofo, revolucionario, un hombre profundamente solidario; comprometido desde su juventud por construir un mundo justo.

A la edad de 24 años obtuvo el título de doctor en Derecho de la Universidad Libre de Colombia con una particular tesis de grado llamada “Estudio sobre el individuo, el estado y el derecho en la teoría Marxista de la alienación” en cuyos aportes se refleja la rigurosidad académica y claridad política que lo destacó durante toda su vida, su escrito permanece vigente 49 años después:

“Para el objetivo buscado me propongo presentar, primero, una exposición global de los que ha sido la filosofía en el decurso del tiempo, las diversas corrientes del pensamiento filosófico y, por ende, el carácter clasista de todo pensamiento o sistema filosófico para evocar, luego, y como consecuencias de estos planteamientos generales, el análisis de la teoría de la alienación aplicada al individuo, al Estado y al derecho. Es preciso recalcar la tremenda importancia que en la actualidad sume para nosotros el estudio de este últimos aspecto de la filosofía marxista, pues estamos presenciando constantemente el jocoso espectáculo de “resentidos” intelectuales burgueses que, con inusitado fervor, peroran sobre las “estructuras”, como si las citadas estructuras existieran en la conciencia de ellos mismos y no en la realidad económica del país, sometida al capital financiero del imperialismo norteamericano…” (Tesis de Grado, Universidad Libre, Bogotá, junio de 1965)

Tal postura crítica lo acompañó durante toda su vida; ejerció el derecho como una opción de vida al servicio de los excluidos de este País. En 1969 participó en el  famoso “juicio del siglo” adelantado por el Juez 26 de Instrucción Penal Militar de Bucaramanga, actuando como defensor de centenares de personas señaladas de pertenecer a la guerrilla del ELN. Un diario regional dejó plasmadas las palabras del Maestro Carrascal, con las que dignificaba la lucha de sus representados mientras confrontaba a sus delatores: “Allí están, con la cabeza en alto… pagando con su dignidad el delito de ser revolucionarios, y afuera deambulando y exhibiendo impúdicamente su vergüenza, los que por debilidad, cobardía y flaqueza, ostentan en sus frentes el oprobioso título de traidores a la Revolución Colombiana”

Haber asumido esta defensa política con total ahínco originó que la inteligencia militar promoviera un proceso penal en su contra. El 25 de septiembre de 1972 fue detenido arbitrariamente por órdenes de la justicia penal militar por el delito rebelión siendo remitido al patio cuatro de la cárcel Modelo de Bucaramanga donde permaneció privado de la libertad hasta el 27 de marzo de 1973, tras ser absuelto.

En los años posteriores dedicó su vida a la defensa de los presos políticos del nororiente colombiano, fue uno de los primeros abogados de la Fundación Comité de Solidaridad con los Presos Políticos en Santander; representó  a los trabajadores ante los tribunales; y acompañó procesos populares en sus luchas por la exigibilidad de sus derechos.

En los inicios de los años noventa,  en vigencia de la “Justicia Regional” conocida como justicia sin rostro, decide apartarse del litigio ante el impacto que le causara que una luchadora popular a quien defendió de los delitos de rebelión y terrorismo fuera injustamente condenada por las declaraciones de testigos bajo reserva de identidad. Desde ese momento dijo que la única alternativa para un luchador del pueblo procesado por el Estado colombiano era acudir a los procesos de ruptura.

El maestro CARRASCAL fue docente en la Universidad Industrial de Santander  y en otros claustros privados de Bucaramanga; su método siempre fue cuestionar, desde el materialismo histórico, la estructura de pensamiento de sus alumnos. Prefirió los cursos de Filosofía del derecho y laboral colectivo, convirtiendo sus clases en verdaderos espacios de discusión política y filosófica; con profunda ironía y gran sentido del humor demostraba científicamente las atrocidades del capitalismo.

El maestro Alonso Carrascal Conde entregó su vida por la causa de los pobres de Colombia; fue estigmatizado, amenazado y encarcelado, aun así, continuó por varios años en la defensa de los presos políticos y luego aportó incondicionalmente con su conocimiento a la academia. Compartió sus luchas con otros abogados al servicio del pueblo, como el maestro Eduardo Umaña Luna y el abogado Pedro Ardila, reconocido defensor de presos políticos de Santander; todos ellos seres humanos profundamente solidarios de la causa de los desposeídos. Su legado, al igual que el de sus compañeros Ardila, Umaña Luna, Umaña Mendoza, Barriga, entre otros, está más vigente que nunca, las razones de su lucha persisten; los presos políticos siguen existiendo en las cárceles colombianas.

Bucaramanga, 13 de abril de 2014

EQUIPO JURÍDICO PUEBLOS - EJP

COMITÉ DE SOLIDARIDAD CON LOS PRESOS POLITICOS - FCSPP

1 comentario: