Equipo Jurídico Pueblos

Equipo Jurídico Pueblos

jueves, 13 de marzo de 2014

HUELGA DE HAMBRE EN CÁRCEL DE SAN GIL

Presos recluidos en la cárcel de San Gil-Santander entraron en HUELGA DE HAMBRE de carácter indefinida debido al comportamiento autoritario del Juez de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad de San Gil por no resolver dentro de los términos legales las solicitudes de libertad condicional.

Desde el día 12 de marzo de 2014, quince (15) internos que cumplieron el tiempo para obtener su libertad condicional se vieron en la necesidad de realizar dicha huelga a raíz de la poca atención por parte de las autoridades del INPEC y del JUEZ EJECUTOR.

Los 15 internos han recibido solo burlas por parte del Cabo RIAÑO y del Dragoneante RODRIGUEZ de 
Policía Judicial, quienes procedieron a encerrarlos en sus celdas bajo el argumento de que el procedimiento se realizaba de acuerdo a la orden impartida por la Dirección y Comando de Vigilancia de la Cárcel de San Gil  y en el que se nos suspendieron los servicios de luz y agua dentro de las celdas como medida represiva para que suspendan la huelga bajo términos desobligantes como que “terminen de pagarla y luego si se van”.

El seguimiento y atención médica que se debe brindar en este tipo de casos ha sido deficiente, pues solo los han observado una vez en 24 horas que llevan los internos en huelga, dejando de presente que en horas de la noche no se presta el servicio de atención médica de ningún tipo.

Los reclusos que se encuentran en huelga consideran que están sometidos a una especie de secuestro simple ya que son sacados uno por uno para que se den un baño y para que realicen una llamada de cinco minutos, lo que deja  evidenciado que no han podido comunicarse con sus abogados defensores, familiares ni con la Procuraduría y defensoría del pueblo para denunciar y poner en conocimiento los hechos irregulares que se vienen presentando.

La huelga es de carácter pacífico, pero el CABO RIAÑO busca incitar y provocar otro tipo de hechos, como el de indisponerlos con los demás reclusos y hasta con sancionarlos.

Nuevamente se hace un vehemente llamado de URGENCIA para que el Consejo Seccional de la Judicatura de Santander, la Defensoría del Nacional del Pueblo y la Procuraduría general de la Nación verifiquen esta situación que consideramos grave, pues el actuar del JUEZ DE EJECUCIÓN DE PENAS de San Gil queda en entre dicho y en nada contribuye con el deshacinamiento de las cárceles.
Seguiremos atentos al desarrollo de esta jornada pacífica de huelga que se lleva a cabo de manera indefinida en la cárcel de San Gil y en especial de los términos en que se resuelvan las SOLICITUDES DE LIBERTAD de los reclusos.

Bucaramanga, 13 de marzo de 2014

FAMILIARES DEL NORORIENTE COLOMBIANO

No hay comentarios:

Publicar un comentario