Equipo Jurídico Pueblos

Equipo Jurídico Pueblos

jueves, 19 de septiembre de 2013

CONTINÚA CRISIS CARCELARIA EN PALOGORDO




Los Presos Políticos recluidos en el Establecimiento penitenciario de Alta y Mediana Seguridad –EPAMS- de Girón, Santander queremos compartir la siguiente denuncia contra el Estado Colombiano que a través del INPEC (adscrito al Ministerio de Justicia y del Derecho) viola permanentemente los Derechos Humanos de los presos recluidos en este panóptico.

Queremos advertir que los hechos que sistemáticamente hemos denunciado, no solo no han sido resueltos sino que tienden a empeorar; vemos que en un plazo no muy largo, el INPEC agravará nuestras condiciones de vida en reclusión, tal como señalaremos:

PRIMERO: Cada patio de la prisión de Girón consta de ochenta (80) celdas; diseñadas para alojar a dos personas. Se trata de un espacio pequeño en el que se encuentra ubicada una taza de baño, un lavadero de 40 x 40 cm que funciona también como lavamanos; al lado está una pequeña plancha de cemento que sirve para colocar pertenencias con una silla individual de sólido concreto.

Teniendo en cuenta el número de personas que puede alojar una celda, se deduce entonces que la capacidad de cada patio es de ciento sesenta (160) internos, ubicados debidamente en planchas (camarote de cemento).

Desde el año 2012, las autoridades penitenciarias decidieron alojar un preso más en cada una de las celdas de los diez (10) patios existentes en esta cárcel. Es así, como rápidamente se aumentó el número de internos en el EPAMS de Girón, pasando de 160 reclusos a 240 por patio; es decir, ochenta personas hacinadas, para un total de seiscientos hombres durmiendo en el suelo de las celdas.

Pero la situación no es tan sencilla, el problema del hacinamiento es mucho más complejo ya que afecta de manera general a todos los presos. Valoremos por ejemplo: Si en una familia o grupo de trabajo de apenas cinco integrantes se generan conflictos, ¡imagínese a más de doscientas personas encerradas en cuatro paredes! donde deben pasar días tediosos, en la misma rutina, con diferentes problemas, con preocupaciones y necesidades propias, situación que de por si genera serios inconvenientes de distintos tipos.

Ahora bien, analicemos el asunto desde los espacios diseñados y construidos al interior de la cárcel de Palogordo. Mencionemos, a manera de ilustración, que en cada patio de este centro de reclusión, existe una batería sanitaria compuesta de cuatro tazas y ocho duchas, la cual debemos compartir entre por 240 personas, para realizar nuestras necesidades fisiológicas y bañarnos; así que claramente  estos espacios son insuficientes generando competencias y con ella conflictos entre reclusos.

SEGUNDO: El suministro y servicio de agua es pésimo, pese a que existe un fallo de tutela que ordena el abastecimiento del preciado líquido durante las 24 horas del día. La Empresa Piedecuestana de Servicios es la encargada de su suministro a la prisión de Palogordo; sin embargo, ésta no llega a los Patios de manera permanente ni en la cantidad necesaria.

Cuando no es La Empresa es el INPEC el que suspende el servicio en ocasiones durante varios días bajo el argumento de que se están realizando arreglos o mantenimiento en la bocatoma o están lavando el tanque de almacenamiento o la electrobomba no está funcionando. De esta manera se nos somete frecuentemente a sufrimientos por no poder suplir nuestra necesidad de aseo personal, lavar nuestras ropas, cepillarnos los dientes y lo que es más grave aún, se generan crisis de salubridad ante la imposibilidad de asear los baños, lo cual además de constituir un riesgo para la salud pública, torna en humillante las condiciones para hacer uso de los sanitarios, dado que estos se rebosan de la materia fecal y de orina.

Pero todo no para ahí, pues vienen ahora los olores fuertes, que apestan, contaminando todo el ambiente del patio. Tan degradante es la situación para nosotros, que debemos consumir los alimentos soportando los nauseabundos olores que hieden de los baños puesto que el área de comedores queda a tan solo veinte (20) metros de distancia de los mismos.

TERCERO: Las diferentes áreas o espacios no son suficientes para el número de internos, pues los comedores no alcanzan para todos impidiendo sentarnos dignamente a consumir los alimentos y obligando a muchos compañeros sentarse en el físico suelo como animales.

Las celdas conyugales son insuficientes y presentan un avanzado deterioro en duchas, paredes y colchones. La guardia no permite que los internos llevemos nuestras propias sábanas y en cambio nos somete  a utilizar las que ya otros han usado según el turno. Esta circunstancia demuestra como el INPEC no tiene ni siquiera un poco de respeto por nuestra dignidad y la de nuestras esposas o compañeras.

CUARTO: El área de sanidad de la cárcel, parece más un depósito de chatarra, donde se guardan elementos viejos que siguen en los inventarios pero que están fuera de servicio. Las escasas camillas o camas hospitalarias se encuentran oxidadas y los mecanismos no le funcionan. Las colchonetas huelen a moho y presentan manchas de lo viejas. Sanidad es solo el nombre, ya que allí nadie es internado para su debida recuperación luego de una cirugía o dolencia que requiera observación por parte del cuerpo médico.

La situación es mucho más grave dada la pésima y mala atención del cuerpo médico de CAPRECOM y del INPEC a quienes les pagan por consulta y deben formulas los mínimos medicamentos posibles. El desprecio con que los médicos ven a los reclusos salta a la vista; su mediocridad pareciera obedecer a la necesidad de conservar el puesto de trabajo, debido a las pocas oportunidades laborales en centros urbanos. Lamentablemente debemos decir que se comportan como dignos integrantes de un cartel de la muerte que no temen dictaminar un falso diagnóstico con resultados tan nefastos como los que hemos denunciado y que han conducido a la muerte de compañeros presos políticos y de otros presos en general.

Tal es la desfachatez de CAPRECOM y el INPEC que la denominada farmacia ha permanecido sin medicamentos. Ni siquiera una pastilla para suministrarle al recluso para mitigar en algo su dolencia. La regente de la “farmacia” cumple con cerrar la puerta para no dar explicaciones a los reclamos de los presos que debemos quedarnos con la formula médica en la mano y conservarla con algo de fe y rogando para que en las semanas venideras surtan.

El servicio de consulta externa o médico general se presta de lunes a viernes, esto según ellos, para cubrir a toda la población, cosa que en la realidad no es tan cierta, ya que en la semana solo atienden a diez (10) de los doscientos (200) internos, lo que en resumidas cuentas indica que en veinte (20) semanas se lograría atender a todos los internos de un solo patio, o sea, que quien ya estuvo en consulta no podría enfermarse durante las semanas restantes. En ocasiones los médicos no asisten a cumplir con sus horarios, por lo que ese día pierden el turno los internos de los patios que les corresponda el servicio de atención médica.

Sumado a lo anterior, tenemos que la directriz del médico es no atender más de dos dolencias en cada interno y desde luego procurar al máximo no remitir pacientes a exámenes y medicina especializada, so pena de quedar fuera del contrato, por lo que se conjura aquí una falta de ética profesional.

QUINTO: El suministro de alimentación es una situación de la lucha diaria, debido a que la empresa contratista (SOCIEDAD LE & VE ALIMENTOS MAC SOLS S.AS.) no cumple con los estándares establecidos en el contrato como es el asunto del gramaje, la calidad de los productos y presentación.

La ración de cárnicos es de mala calidad sin que se cumpla con el gramaje. Lo mismo ocurre con el resto de productos como frutas, verduras y recado para las sopas. Hace seis (6) meses se denunciaba públicamente la supuesta corrupción de una funcionaria de la Dirección General del INPEC, a quien se mencionó por un supuesto tráfico de influencias para favorecer a las empresas que se ganaron la licitación para el suministro de la alimentación, a cambio de una “tajada” de varios miles de millones de pesos. Esto no pasó de ser otro de los escándalos mediáticos como el de la reciente estafa que le hicieran a un humilde comerciante de quesos a quien le falsificaron desde la Tesorería General del INPEC el sello y la firma para cobrar una millonaria suma de dinero que hicieron efectiva los funcionarios de la misma institución, quebrando de paso al pobre proveedor a quien vimos en un canal de televisión tan angustiado y desesperado por la increíble situación.

No es una mentira que muchos guardianes desayunan, almuerzan y comen en el rancho. Increíble, pero cierto. Estos vigilantes del INPEC se comen la comida de los presos sin la menor vergüenza.

En varias oportunidades la Secretaria de Salud del Municipio de Girón ha realizado inspecciones, visitas sorpresivas al rancho general donde se preparan los alimentos constatando de forma directa las condiciones del lugar, llegando incluso a ordenar la incineración de carnes de pollo, res y cerdo o suspendiendo el suministro de comidas enlatada como sardinas y atún por presentar altos índices de descomposición, ya que estas son destapadas desde las seis de la mañana (6am) para servir a eso de las once (11am).

SEXTO: La Junta de Evaluación Trabajo y Estudio –JETE-, encargada de expedir los permisos de trabajo y estudio, actúa mediante influencias y no de acuerdo a criterios razonables  que permita dar oportunidades dentro del sistema de seguimiento y clasificación de los reclusos. La JETE se convirtió en un filtro para ejercer venganza y promover odios de los funcionarios hacia un sector de presos e incluso entre los mismos guardianes.

Con relación al pago de las bonificaciones a los internos por concepto de sus actividades de redención de pena, la administración de la Cárcel de Girón presenta retraso en la cancelación de dichos dineros porque la Dirección General del INPEC no realiza de manera oportuna los giros al EPAMS de Girón para ponerse al día con el pago de bonificaciones.

Lo irónico del caso es que hace pocos días se instalaron aires acondicionados en todas las garitas que rodean el penal. Esto demuestra que los guardianes si sienten calor, mientras que a los presos no nos autorizan tener un ventilador en la celda donde nos tienen hacinados, mientras que la garita es ocupada por una sola persona. Como se puede ver, existe presupuesto para darle estos lujos al cuerpo de vigilancia y custodia, y en contraste a los internos no nos han querido hacer entrega del kit de aseo correspondiente al mes de agosto aun existiendo un reciente fallo de tutela que ordena la entrega de estos elementos para los reclusos.

De otra parte consideramos necesario se haga una depuración en la clasificación de internos en fase de mediana y mínima seguridad, ya que en el patio número 9 existen internos en condición de “bajo perfil”,  pero que en realidad se encuentran en fase de alta seguridad y esto lo conoce la JETE, la Dirección y el Comando de vigilancia.

SÉPTIMO: Existen espacios dentro de los pabellones que permanecen fuera de servicio porque al INPEC se le dio la gana suspenderlos y nunca habilitarlos para los presos. Por ejemplo: - No pusieron en servicio el salón donde supuestamente funcionaría una biblioteca para estudio de los internos del respectivo patio y – en el 2005 se suspendió el servicio de ocho (8) duchas que funcionaron en el segundo piso del pabellón.

Ahora la Dirección General del INPEC, la Dirección Regional Oriente y la Dirección del EPAMS de Girón, vienen concretando la idea de convertir las áreas de duchas y salón de biblioteca en futuros alojamientos para recluir sesenta presos más, lo que indica que cada patio pasaría a tener un total de trescientos internos.

Si observan lo que decíamos anteriormente, con relación a que los patios fueron inicialmente diseñados y construidos para alojar 160 presos, es claro que este número ya fue superado con creces al alojar tres personas por celda y ahora  se pretenden eliminar espacios comunes, tan necesarios para nosotros, con el único propósito de convertirlos en celdas, incrementando el hacinamiento.   

Al INPEC poco o nada le importa saber en qué condiciones nos toca vivir a los presos, a ellos solo les interesa depositar personas en las cárceles y someterlas a malos tratos e inhumanas condiciones, pues como dicen los guardias “ya estando de rejas para adentro mire a ver como se acomoda, usted no es familiar ni hijo mío y además quien lo mandó a delinquir?”.

Nuevamente ponemos en conocimiento que el hacinamiento existente supera la capacidad de la infraestructura de la cárcel de Girón. El Reglamento o Régimen interno de la prisión es violado por parte de los Directivos del INPEC; sin embargo para ellos no existe ni siquiera un llamado de atención preventivo; por el contrario si exigimos nuestros derechos entonces se nos castiga e incluso orquestan montajes para sancionarnos disciplinariamente.

Ante esta situación no podemos guardar silencio ni permanecer inermes, aunque la nueva directora INGRID MAYERLY PINZÓN BASTO considere que los presos políticos no poseemos derechos y pretenda darnos el mismo trato degradante que les dio a los detenidos de la cárcel de Arauca.

Esta funcionaria lleva dos meses largos en la dirección del establecimiento y no ha querido reunirse oficialmente con los Delegados del Comité de Derechos Humanos, ni se ha apersonado de la crítica situación de salud de los reclusos, lo cual puede precipitar la profundización la actual crisis carcelaria que se vive en Palogordo.

Por esta razón le recordamos a la señora PINZÓN BASTO, que los funcionarios públicos son responsables de violar la Constitución política de Colombia por acción y por omisión y que ella en condición de directora es garante de los derechos humanos de las personas privadas de la libertad. Así pues, la hacemos responsable de cualquier vulneración a los mismos, dada la ineptitud demostrada en tan solo dos meses a cargo de esta prisión.

OCTAVO: La crisis de salud continúa sin soluciones de fondo. Es URGENTE  la intervención de la Defensoría del Pueblo y de la Procuraduría por cuanto se hace necesaria una sanción ejemplarizante contra los responsables de todo nivel.

Los funcionarios del INPEC nos tratan como sus “enemigos” tal como sucede con los presos políticos IVÁN DARÍO SUMALAVE CASTILLO, LUIS ALBERTO JAIMES GARCÍA, JESÚS MIGUEL VELANDIA LEÓN, CARLOS ALBERTO GUTIÉRREZ ARIAS quienes a pesar de sufrir enfermedades terminales o graves no reciben la atención médica adecuada; todos ellos con sentencias de tutela a favor y con incidentes de desacato en curso.

Es difícil comprender como el Estado colombiano hace referencia pública al respeto de los Derechos Humanos pues la realidad indica todo lo contrario; en resumidas cuentas, la cárcel de Palogordo es un centro de castigo, donde se violan los derechos humanos de manera sistemática.

Dejamos constancia que esta Prisión fue construida para 1446 presos. Sin embargo aprobaron el hacinamiento y hoy existen 1998 internos, pero la tendencia es coparla con cerca de tres mil (3.000) reclusos.

Los mal llamados “padres de la patria”, el Ministerio de Justicia y del Derecho y otras instancias del Gobierno Nacional, conocen del hacinamiento que desde el año 2000 se venía presentando y que en el 2010 hizo crisis; sin embargo continúan legislando y sancionando leyes con las que crean nuevos tipos penales, incrementan penas e imponen obstáculos para obtener la libertad, tal como sucede con la Ley de Seguridad Ciudadana. Pero acaso antes de aprobar este tipo de leyes restrictivas ¿pensaron o calcularon el hacinamiento y la violación de los derechos de las personas privadas de la libertad?

Bueno, al fin de cuentas que nada nos debe alarmar porque ya conocemos como actúa el Estado colombiano: ahí están los resultados de los Tratados de Libre Comercio –TLC-; por eso alertamos a los luchadores y líderes sociales, dirigentes campesinos, estudiantiles, maestros, obreros  y pueblo que se alza; porque viene lo peor, ahora sí está andando la CRIMINALIZACION DE LA PROTESTA SOCIAL. Por salir a marchar ya han sido judicializados varios manifestantes y hasta simples espectadores.

Ya para finalizar, queremos despedirnos de cada uno de ustedes en un fraternal y fuerte abrazo; tan fervoroso, como fervorosa debe ser nuestra voz enérgica para rechazar y buscar la derogatoria de la LEY DE SEGURIDAD CIUDADANA y pedir que se le restablezcan los derechos a ese pueblo que agita las banderas de la lucha, ese pueblo que con su tradicional rebeldía exige del Estado unas condiciones justas y dignas de vida, de igualdad y equidad con justicia social.

Septiembre 16 de 2013.

PRESOS POLÍTICOS PRISIÓN DE PALOGORDO GIRÓN-SANTANDER.

LOS PRESOS POLÍTICOS NO SOMOS DELINCUENTES NI TERRORISTAS, SOMOS HIJOS LUCHADORES DEL PUEBLO.

1 comentario:

  1. Hola!! tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

    me respondes a emitacat@gmail.com

    besoss!!
    Emilia

    ResponderEliminar