Equipo Jurídico Pueblos

Equipo Jurídico Pueblos

jueves, 23 de mayo de 2013

COMUNIDAD CAMPESINA DE PITALITO –CESAR- VÍCTIMA DE PRESIONES DEL EJÉRCITO NACIONAL Y CIVILES QUE PORTAN RADIOS DE COMUNICACIONES


Muy temprano las familias se concentraron en el lugar exacto donde dos años y once meses atrás habían sido arrojados literalmente de los vehículos de la Policía Nacional, después que fueran desplazados de la vereda Pitalito, distante a cuarenta minutos en carro del casco urbano de Curumanía; es así como en la mañana del 21 de mayo se efectuó el retorno a su territorio; un camión recogió a las familias que sobrevivían en barrios suburbanos de Curumaní.

Las familias suberon sus pocas pertenencias, el nerviosismo era evidente, pero también la esperanza y su decisión de retornar al lugar donde han convivido y trabajado la mayor parte de sus vidas.

En horas de la mañana llegaron al lugar escogido para construir el asentamiento; en pocas horas  los cambuches y la delimitación del lugar estuvo terminada; el retorno a su territorio era una realidad; pero los actos de intimidación no se hicieron esperar:

Primero, el frecuente tránsito por el lugar de dos trabajadores del desplazador JUAN MANUEL FERNANDEZ DE CASTRO, quienes portan radios de comunicación de frecuencia corta, razón por la que la comunidad decide nombrar una delegación para poner de presente a estas personas el objetivo de su presencia y su ánimo conciliatorio para evitar confrontaciones con ellos.

Luego, cerca de la 1:40 de la tarde del 21 de mayo, un grupo de siete miembros del Ejército Nacional del Batallón Energético y Vial No. 3, “General Fortoul” de la Brigada Blindada X, al mando del teniente BARAJAS, rodearon la zona generando temor en la comunidad; permaneciendo en el lugar por espacio de una hora. Pretendieron tomar fotografías de las familias asentadas, siendo disuadidos por acompañantes internacionales, respecto de quienes realizó muchas preguntas.

El 22 de mayo, a la 10:45 de la mañana, uno de trabajadores del JUAN MANUEL FERNANDEZ DE CASTRO recorrió la zona delimitada por la comunidad tomando fotografías de los emblemas, consignas y banderas de la comunidad, organizaciones nacionales e internacionales presentes; cuando se le requirió por esta situación, manifestó que el patrón pidió que las tomara, como evidencia.

Es urgente que el Gobierno Colombiano ordene de inmediato el cese de todo acto de persecución y hostilidad contra las familias de la Comunidad Campesina de Pitalito, en solo dos días de haber retornado, han sido víctimas de la presión del Ejército Nacional y de civiles que portan radios de uso privativo de las fuerzas militares.

La Comunidad Campesina de Pitalito fue desplazada forzadamente el 24 de junio de 2010 por diversas entidades del Estado que actuaron ilegalmente al servicio del palmicultor JUAN MANUEL FERNANDEZ DE CASTRO; varios años después decidieron retornar a su territorio con la justa pretensión de reconstruir su proyecto de vida campesina; por eso es indispensable exigir a las autoridades nacionales procedan a generar las condiciones necesarias para permanecer en el territorio que por años han trabajado y defendido.
Vereda de Pitalito Chimichagua – Curumaní, mayo 22 de 2013.

EQUIPO JURIDICO PUEBLOS
FUNDACION COMITÉ DE SOLIDARIDAD CON LOS PRESOS POLITICOS
MTCC



No hay comentarios:

Publicar un comentario