Equipo Jurídico Pueblos

Equipo Jurídico Pueblos

martes, 29 de enero de 2013

TORTURA, TRATOS CRUELES Y DEGRADANTES EN LA CÁRCEL LA TRAMACÚA DE VALLEDUPAR




Los presos recluidos en la cárcel de “LA TRAMACUA” EPAMS denunciamos ante la comunidad nacional e internacional que en esta  penitenciaria  de Valledupar, cuyo director JORGE ALBERTO CONTRERAS GUERRERO, continúan las graves violaciones a los derechos humanos,  a la dignidad humana, la integridad física, la resocialización entre otros, de acuerdo a los siguientes hechos:

1- Frente a la opinión publica se ha dicho que el problema de agua fue solucionado. Nada más falso, hasta el día de hoy el agua llega dos veces al día solamente en el primer piso o patio; hasta el momento no se ha arreglado la red hidráulica, por lo tanto nunca llega agua a las celdas, es decir como siempre nos toca cargar pimpinas de agua y hacer acrobacias en la infraestructura para poder llevar el agua hasta el ultimo pisos.

2- La atención en salud sigue siendo un problema. Para acceder a cualquier tipo de atención especial hay debemos recurrir a la acción constitucional de tutela; en igual sentido para que autoricen los medicamentos formulados por el médico tratante. Las necesidades básicas o de urgencia son atendidas teniendo en cuenta el genio y la disponibilidad del pabellonero para permitir la salida del preso del patio al área de sanidad. En muchos casos cuando se presentan urgencias no hay medico que atienda a los enfermos.

El área de sanidad continúa en mal estado, tanto las aulas como los calabozos permanecen con malos olores, agravando los problemas de salud,

3 -continúan los procedimientos agresivos que vulneran la dignidad humana, como son:

a- Las requisas degradantes donde se hace desnudar al preso yéndose en contraviniendo la sentencia T-849 de 2005 de la corte constitucional, tal como ocurre cada vez que salimos a visita o en operativos de patio, tal como ocurrió el día 17 de enero del 2013 en el patio # 5 de “LA TRAMACUA” .

b- Las torturas y tratos cruele e inhumano es cotidiano, tal como locurrió el mismo 17 de enero, donde fue torturado el interno OSMA POLO CARRILLO y también fueron golpeados y gaseados los prisioneros OMAR ROJAS, IVAN DELGADO VANEGAS, ROBINSON MATURANA otros que por temor se restringen de dar sus nombres, estos casos ocurren a diario en los patios de “LA TRAMACUA” y yacen en total impunidad.

Es simbólica la forma en que fue desarticulada la jornada de protesta pacífica llevado a cabo el 27 de septiembre de 2012, debido a esta jornada las represarias no se hicieron esperar, de inmediato fueron trasladados los representantes de derechos humanos, aislaron los voceros y delegados de los derechos humanos, mientras que a los demás participantes de la jornada los maltrataron con gas, agredidos con puntapiés y puños dando como resultado la agresión por parte de la guardia de mas de 15 presos heridos y un compañero con las pierna partidas sin que hasta el momento hayan responsables por esos hechos.

4- No se permite la reunión ni el funcionamiento del comité de derechos humanos.

5- el servicio de telefonía, además de ser el mas costoso del país, no se toman medidas para hacerlo eficiente; los teléfonos permanecen dañados y cuando medio funcionan en muchas ocasiones se cobra el minuto sin que hallan respondido la llamada. Estas situaciones vulneran flagrantemente nuestro derecho a la comunicación con las familias, aparte de eso se agrava la posibilidad de tener acceso al mundo inferior de estas mazmorras.

6- sigue sin existir planes reales de readaptación social, la recreación y el deporte es nulo, para lograr un permiso de descuento por estudio enseñanza o trabajo debemos esperar más de seis meses, interponiendo múltiples derechos de petición y por ultimo, la acción de tutela respectiva.

7- En el área jurídica se mantiene una negligencia absoluta respecto a las solicitudes y peticiones de los internos, tales como: los envíos de las cartillas biográficas a los jueces de ejecución de penas  de Valledupar, los últimos fallos de tutela o providencias judiciales vulnerando a los interno los derechos de orden constitucional y legal, entre otros trámites jurídicos.

8- La clasificación en las respectivas fase es dilatada; sin notificación alguna, demorando de manera ostensible este procedimiento cuando el interno ya se encuentra con el tiempo suficiente para recibir los beneficios administrativos y por ende la libertad.

9- Referente a las investigaciones se nos violan el debido proceso y el derecho a la defensa, ya que los internos son llamados a rendir indagatoria y declaraciones sin la presencia de un abogado defensor, del personero o de un procurador judicial.

10- El servicio de alimentación no cumple con el contrato ya que la alimentación no cumple con los estándares consignados en las minutas,  se presentan irregularidades en la presentación, sabor y calidad de los alimentos. Las comidas anunciadas en las minutas en fechas especiales no se cumple.

Por todo lo anterior, la cárcel de “LA TRAMACUA” sigue siendo un campo de concentración donde nos consideran simples despojos humanos; siguen latentes los múltiples motivos que han dado pie a las denuncias y jornadas de protesta pacificas por parte de los presos en búsqueda de soluciones reales a la grave crisis al interior de esta prisión.

Por estos motivos tiene absoluta vigencia la declaración de esta prisión como un estado de cosas inconstitucionales, establecida en la sentencia T-153 de 2008 de la corte constitucional.

“LOS PRESOS DE COLOMBIA PERDIMOS NUESTRA LIBERTAD, PERO CONSERVAMOS NUESTRA DIGNIDAD”

Enero 24 de 2013

PRESOS DE “LA TRAMACUA” VALLEDUPAR








 Imagen Tomada por la FCSPP
 Imagen Tomada por la FCSPP
Imagen Tomada por la FCSPP

Imagen Tomada por la FCSPP

No hay comentarios:

Publicar un comentario