Equipo Jurídico Pueblos

Equipo Jurídico Pueblos

lunes, 7 de mayo de 2012

TORTURA Y TRATOS CRUELES E IHUMANOS EN EL PATIO 10 B DE LA CARCEL DE PALOGORDO




En oportunidad anterior denunciamos ante la comunidad nacional e internacional graves hechos de violaciones a los derechos humanos que se vienen presentando al interior de la cárcel de Palogordo. Con preocupación hemos recibido mayores detalles de esta información, los cuales nos permitimos exponer, a continuación:
El lunes 30 de abril de 2012, los presos del patio 10 B decidieron entrar en desobediencia pacífica consistente en no permitir la contada diaria, debido a que llevaban tres semanas sin recibir atención médica por parte del área de sanidad de la cárcel. La petición concreta de los detenidos consistía en que uno de los cuadros de mando se acercara a conversar con ellos a efectos de buscar salidas a la crisis de salud; ante lo cual el “pabellonero” de turno de apellido LEAL se comprometió a informar la situación, sin embargo, regresó con varios miembros de la guardia, entre esos el dragoneante MORENO quien sin mediar palabra procedió a cerrar el patio y disparar dos granadas de gas lacrimógeno, que se dispersa por todo el lugar, sin que existan posibilidades de refugio de los detenidos para protegerse de los efectos de éstos.
Señalan los detenidos que efectuado este procedimiento, el guardia MORENO insultó a los internos diciéndoles “HP se cuentan o se cuentan”. Los detenidos, que se encontraban hacia el fondo del pabellón, debieron avanzar hacia adelante dado que los gases lacrimógenos los estaban afectando; situación que generó una reacción adversa de la guardia, pues el dragoneante MELENDEZ procedió a sujetar por el cuello al preso político ORLANDO NOGUERA MANTILLA de 62 años edad, quien además fue arrastrado por encima de los comedores; lo que a su vez provocó que el resto de presos intervinieran para evitar esta agresión. En particular, el detenido político RAUL AGUDELO se acerca al funcionario para decirle que cesara el ataque contra ORLANDO NOGUERA, por lo que  el dragoneante MELENDEZ lo golpeó en el rostro originándole fractura del tabique y hematomas; simultáneamente el dragoneante MORENO le propinó un fuerte golpe por la espalda con su bolillo.
Manifiestan igualmente que ocurrido esto, la guardia procede a contar a los presos, y encerrarlos por 48 horas en sus celdas. El detenido político RAUL AGUDELO fue conducido a la sección de sanidad y de allí trasladado junto con otros cuatro internos a la Unidad de Tratamiento Especial (celdas de castigo) permaneciendo en ese lugar desde la 8:30 a.m. hasta las 5:00 p.m. del 30 de abril.
Informan los detenidos que a la UTE, entre otros, fue trasladado el preso social JHON EDUARD BALLESTEROS PORRAS, quien mientras permanecía esposado, fue golpeado por el cabo OLIVARES y otros tres miembros de la guardia, en repetidas oportunidades con la punta del bolillo en su estómago y se le aplicó el “mata pata” o golpe fuerte en la nuca.
Es de resaltar que JHON EDUARD había denunciado ante la Fiscalía los actos de tortura a los que fuere sometido por parte del dragoneante MELENDEZ y JIMENEZ, acompañados de dos bachilleres auxiliares en hechos ocurridos el 26 de abril de 2012 cuando fue esposado y conducido al pasillo ubicado en la entrada del patio 10 B[1], donde lo botaron al suelo donde fue pisoteado en la cabeza, golpeado a puntapiés y bolillo, y rociado con gas pimienta en los ojos. Varios meses después el detenido fue llamado por la Fiscalía Segunda local de Girón (radicado 4212011000044) a diligencia de conciliación, manifestando en la misma su decisión de no llegar a acuerdo alguno con sus agresores, en la medida que su pretensión es de verdad y justicia; postura por la que MELENDEZ le ha manifestado en varias oportunidades: “no se le ocurra embalarme, recuerda que nosotros (Inpec) somos una familia muy grande” y “recuerda que nosotros lo podemos cargar” lo que dentro del a cárcel significa que le pueden poner sustancias alucinógenas en su celda para después procesarlo. Nos informan que igualmente MELENDEZ ha ingresado a su celda, y que en una ocasión lo hizo desnudar y lo obligó a ser cuclillas ante lo que  JHON EDUARD reclamó manifestándole que este tipo de prácticas estaban prohibidas, respondiendo el dragoneante que eso no le importaba ya que estaba solos en la celda sin testigos. Igualmente hemos sido enterados que el acoso verbal es permanente, pues en total han ingresado tres veces a su celda destruyéndole sus pertenencias, rompiendo el forro de la colchoneta, pisando las prendas de vestir, rompiendo los afiches que JHON EDUARD ha pegado en la pared, etc.
Señalan los detenidos que otro de los conducidos a la UTE, e igualmente agredido fue ALEXIS QUINTERO CUBIDES, quien recibió golpes en el rostro y el cuerpo, propinados por el cabo OSORIO, mientras permanecía esposado.
Preocupa que estos hechos en nuestro criterio constitutivos de torturas y tratos crueles no resulten novedosos. Ya en oportunidad anterior habíamos sido informados que en el marco de la desobediencia civil originada meses atrás por el mal estado de los alimentos, fue reprimida con el encierro de los presos del patio 10 B por espacio de 96 horas en sus celdas, aislamiento que  no soportaron tres presos sociales que reciben medicamento siquiátrico por lo que optaron por cortarse los brazos para que fueran sacados, lo que hizo que el dragoneante MELENDEZ se acercara a ellos y le rociara gas pimienta sobre las heridas abiertas.
Ante la grave situación denunciada, el 2 de mayo, 98 presos políticos y sociales del patio 10 B decidieron entrar en huelga de hambre para exigir la presencia de las directivas de la cárcel; logrando que el director encargado Teniente ALVAREZ accediera a conversar con voceros del pabellón. En la reunión el alto funcionario reconoció que había existido abuso de la fuerza por parte de los miembros de la guardia.
Todos estos hechos y otros de similar talante ocurridos con anterioridad, han sido dados a conocer por los presos políticos a la opinión pública y se han denunciado formalmente ante las autoridades judiciales y de control. Así pues, resulta preocupante que estas violaciones a los derechos humanos y al DIH (cuando se cometen contra los presos políticos) se continúen perpetrando, sin que se tomen los correctivos necesarios por parte de las entidades del Estado encargadas de velar por la vida e integridad física de la población privada de la libertad. Genera preocupación la pasividad de los Jueces de Penas de la ciudad de Bucaramanga obligados legalmente a verificar las condiciones de reclusión; el papel de la defensoría del pueblo local que hasta la fecha no ha adoptado medidas preventivas o actuado en el marco de sus competencias para que cese esta agresión contra los detenidos; finalmente, llama la atención el poco avance de las investigaciones penales y disciplinarias interpuestos por los presos, mientras los procesos penales y disciplinarios contra los presos avanzan sin dilaciones.
Por lo anterior, Urge la conformación de una comisión de verificación de alto nivel que visite a los presos de los distintos patios de la cárcel de Palogordo, que logre generar compromisos claros tendientes a la suspensión inmediata de los actos de tortura que sistemáticamente se están aplicando en este centro carcelario.
Bogotá, 4 de mayo de 2012

EQUIPO JURÍDICO PUEBLOS
FUNDACIÓN COMITÉ DE SOLIDADIRDAD CON LOS PRESOS POLÍTICOS

(Imagen del Maestro Botero)


[1] En este lugar ninguna cámara registra lo que ocurre y no existe visibilidad desde cualquier otro ángulo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario