Equipo Jurídico Pueblos

Equipo Jurídico Pueblos

miércoles, 14 de marzo de 2012

QUERELLA CONTRA NESTLÉ

Defensores de derechos humanos quieren llevar a la empresa suiza ante la justicia

El cuerpo de Luciano Romero fue encontrado el 11 de septiembre de 2005 en la periferia de la ciudad colombiana de Valledupar, detrás de una guarnición militar. No era la primera vez que paramilitares dejaban sus víctimas en tal lugar. Romero, sindicalista durante muchos años y ex-empleado de la empresa local Cicolac, fue torturado y asesinado, habiendo recibido docenas de puñaladas. En esa región dominada por latifundistas, había luchado por los derechos de los trabajadores y los derechos humanos. Sus enemigos lo difamaron, llamándolo guerrillero, y así, presuntamente, dirigieron la rabia de grupos armados de la derecha contra él. Un juez ordenó investigar si responsables de Cicolac, una fábrica de leche de la empresa suiza de alimentos Nestlé, instigaron el asesinato de Romero.

Este martes, la organización de derechos humanos ECCHR de Berlín, junto al sindicato colombiano Sinaltrainal, han interpuesto en Suiza una querella contra Nestlé y cinco de sus ejecutivos, por homicidio por omisión imprudente. Un truco legal excepcional: la fiscalía en Zug debe investigar si los ejecutivos han causado la muerte de Romero, al dejarlo sin protección ante peligro inminente. Así, habrían omitido ‘tomar las medidas necesarias para impedir las difamaciones amenazantes que habían sido dirigidas por los representantes locales de Nestlé en Colombia contra Romero, o desactivar sus efectos amenazantes’.

En la querella de 100 páginas, se afirma que las diversas difamaciones y amenazas dirigidas contra Romero a nivel local no son atribuibles directamente a la multinacional Nestlé y sus ejecutivos. Sin embargo, las mismas habrían sido factores de riesgo dentro del área de influencia de la empresa suiza. Nestlé debería haber actuado como ‘garante de protección‘ ante tal amenaza para Romero. Al ser consultada, la empresa dijo que condena todo tipo de violencia. Hasta ahora no tienen conocimiento de los detalles de la querella. El sindicato Sinaltrainal ya ha intentado varias veces hacer responsable a Nestlé por casos de violencia contra representantes de los trabajadores, aunque siempre sin éxito.

¿Será este avance sólo un espectáculo? De hecho, grupos de derechos humanos utilizan cada vez más vías penales como medio de enfrentamiento con gobiernos y multinacionales, por ejemplo, por excesos en la lucha contra el terrorismo. No siempre dichas recriminaciones son documentadas con suficiente detalle, como se exige para el ejercicio de una acción penal, y algunas se interpretan más como una acusación política.

La querella contra Nestlé, por tanto, plantea cuestiones legales interesantes – sobre el deber de protección de las empresas en hechos delictivos ocurridos en el ámbito de su estructura mundial. También otras multinacionales, como el comerciante de materias primas Glencore, se ven a menudo confrontadas con reproches de explotar trabajadores en África o en América Latina, destruir el medio ambiente o evadir impuestos. Sin embargo, raramente se pueden determinar ilícitos penales respecto a la conducta de los gerentes a la cabeza de tales empresas.

Es un hecho indiscutido que en Colombia, ahí donde Romero murió, latifundistas y grupos paramilitares querían establecer un tipo de “orden”, del cual una empresa extranjera podía verse beneficiada indirectamente. Si, en tal contexto, Nestlé observó inactiva e imprudentemente cómo ese sistema daba lugar a excesos, es la cuestión a investigar por la fiscalía en Zug.

Nicolas Richter

Süddeutsche Zeitung, página 1, 6 de marzo de 2012

Traducción no autorizada del ECCHR.

(Imagen de Luciano Romero en la ciudad de Gijón, España.  Tomada de http://www.sinaltrainal.org/anterior/Textos/lucianoromero.htm)

No hay comentarios:

Publicar un comentario